» Página Principal » Conclusión

Conclusión

El Islam es el eterno mensaje divino de Dios, el Todopoderoso y el Excelso, para toda la humanidad, difundido a través de Su Profeta y Mensajero Muhammad (P y B). Algunos han creído en el mensaje del Islam y lo siguieron, mientras que otros lo han negado y se rehusaron a seguirlo. Dios declaró que todos los seres humanos han sido dignificados y honrados por encima de otras criaturas, como lo dijo en el Sagrado Corán:

“Por cierto que hemos honrado a los hijos de Adán, y les hemos facilitado los medios para transitar por la tierra y por el mar; les hemos proveído de cosas buenas y los hemos preferido por encima de muchas otras criaturas”. [17:70]

Dios también declaró un principio importante: toda la humanidad ha sido creada de la misma forma que la creación original. Dice en el Corán:

“¡Oh, humanos! Temed a vuestro Señor Quien os ha creado a partir de un solo ser, del que creó a su esposa e hizo descender de ambos muchos hombres y mujeres. Temed a Dios, en Cuyo nombre os reclamáis vuestros derechos, y respetad los lazos de parentesco. Por cierto que Dios os observa”. [4:1]

Sobre estos principios, todos los hombres y mujeres son iguales en su humanidad y en sus valores, obligaciones y responsabilidades básicas. Todos los hombres y mujeres son iguales ante Dios. Su diferencia de raza, idioma, modo de vida, geografía, etc., no disminuye ni aumenta este honor. La verdadera distinción entre ellos se basa en su conciencia de Dios, su compromiso con el Islam, la religión revelada por Dios, y su nivel de práctica y aplicación con los principios de su vida diaria. Dios dice en el Sagrado Corán:

“¡Oh, humanos! Os hemos creado a partir de un hombre (Adán) y una mujer (Eva), y (de su descendencia) os congregamos en pueblos y tribus para que os conozcáis unos a otros. En verdad, el más honrado de vosotros ante Dios es el más piadoso. Ciertamente Dios es Omnisciente y está bien informado de lo que hacéis”. [49:13]

En consecuencia, el verdadero honor de una persona ante los ojos de Dios no se rige por el color de su piel, posición social, sexo, raza, fuerza, salud, dignidad o posesiones. Se distinguen entre sí únicamente por su piedad, fe y las buenas acciones que realicen. El Mensajero de Dios (P y B) también dijo:

“¡Oh, humanos! Vuestro Señor es Uno y vuestro padre es uno. No hay superioridad de un árabe sobre un no-árabe, o de un no-árabe sobre un árabe, ni de una persona de piel roja sobre otra de piel negra, ni una de piel negra sobre una de piel rojo, salvo por su piedad y devoción”. [Transmitido por Ahmad]

Las enseñanzas del Islam quitan todas las diferencias entre los hombres y ubican a todos en igualdad de condiciones. Uno de los principios del Islam, que a menudo es malinterpretado, abusado o explicado pobremente, es que

“una mujer es igual a un hombre en todo excepto donde existe una realidad distinta y una excepción”.

Las igualdades y sus excepciones han sido el tema de este libro con el que hemos tratado de desmitificar y corregir los errores de concepto sobre la mujer en el Islam.

Dios dice en el Sagrado Corán:

“Los creyentes y las creyentes son aliados unos de otros, ordenan el bien y prohíben el mal, cumplen con la oración prescrita, pagan el Zakat y obedecen a Dios y a Su Mensajero. Dios tendrá misericordia de ellos; y Él es Dios, Poderoso, Sabio”. [9:71]

Y dice:

“Su Señor les respondió sus súplicas y dijo: No dejaré de recompensar ninguna de vuestras obras, seáis hombres o mujeres. Procedéis unos de otros”. [3:195]

Y dice:

“A los varones les corresponde una parte de los que los padres y parientes más cercanos dejaren, y para las mujeres otra parte de lo que los padres y parientes más cercanos dejaren. Fuere poco o mucho, les corresponde una parte determinada de la herencia”. [4:7]

Sobre la base de lo elaborado y expuesto en este libro, podemos decir sin temor a equivocarnos que la mujer nunca disfrutará su honor natural ni sus derechos y libertades salvo bajo la protección de las leyes Divinas y justas del Islam. El Islam designa ciertas tareas y obligaciones que necesariamente van de la mano con sus derechos. El Islam es una religión divina revelada por Dios, Benefactor y Omnisciente, en contraposición de las leyes hechas por el hombre que ordenan límites artificiales, privilegios y monopolios. El Islam es eterno y universal, para toda la humanidad, hombres y mujeres, ricos y pobres, gobernantes y gobernados, fuertes y débiles, ya sean de piel blanca, negra, roja o amarilla. Todos son iguales ante Dios, el Creador, Quien sabe mejor los beneficios de este mundo y del Otro.

Le ruego al lector que no juzgue apresuradamente al Islam por el comportamiento y la actitud de ciertos grupos de musulmanes que, lamentablemente, usan al Islam para encubrir los crímenes personales que cometen. Existen muchos individuos que se llaman musulmanes sólo por haber pronunciado

“No hay dios más que Dios y Muhammad es Su sirvo y Mensajero”,

pero no llevan a cabo sus deberes islámicos ni muestran un compromiso sincero con el Islam. El Islam es una religión completa, pura y simple de aplicar in todas las circunstancias de la vida. Muchos musulmanes luchan a lo largo de sus vidas para ser buenos y actuar correctamente, buscando la complacencia de Dios en todo lo que hacen. Y por otra parte, hay individuos que merecen ser castigados en este mundo y en el Otro por sus crímenes. Estos crímenes pueden llegar a ser tan atroces que alcanzan al nivel de la incredulidad y la apostasía del Islam o pueden estar a un menor nivel de desobediencia o negligencia de las órdenes y enseñanzas de Dios y Su Profeta (P y B). Se entiende que si a alguien le falta algo de sí, ya sea bienes o una buena moral, no podrá brindarle estas cosas a otra persona. Este principio se aplica en el Islam también. Para aquellos que quieren aprender más sobre el Islam, les aconsejamos que busquen el conocimiento a través de quienes saben bien el Islam, lo entienden y lo practican en sus vidas, porque cualquier musulmán “no practicante” lo único que hará es confundirlo y engañarlo, ya que el término “musulmán no practicante” es contradictorio en sí mismo.

El conocimiento superficial del Islam es peligroso, dañino y perjudicial porque simplemente leyendo un par de libros sobre el Islam, muy posiblemente de fuentes no confiables, no califica a una persona para que forme un veredicto o difunda buena información sobre el Islam. Seguir opiniones a ciegas también es peligroso y dañino. Es necesario buscar una buena fuente de información sobre el Islam y no dejarse llevar por los que difunden una adoración y una práctica falsa.

Dios dijo en el Sagrado Corán:

“No está permitido forzar a nadie a creer. La guía se ha diferenciado del desvío. Quien se aparte de Satanás y crea en Dios, se habrá aferrado al asidero más firme (el Islam), que nunca se romperá. Y Dios es Omnioyente, Omnisciente”. [2:256]

Todas las alabanzas son solo para Dios, el Señor de los Mundos. Que Dios enaltezca la mención de Su Profeta y de su familia y los mantenga a salvo de todo mal.

Si desea recibir más información sobre el Islam, no dude en contactarnos: